Digitalizar nuestra vida cotidiana es una comodidad pero, por otro lado, requiere una capacidad de memoria gigante:
¿cuántas contraseñas debemos retener para poder comunicarnos, entretenernos, hacer un trámite o escuchar música? 

Una contraseña para Facebook, otra para Gmail, otra para Netflix, Twitter, Instagram, Spotify, home banking, hacer compras on line y ¡hasta para los impuestos! Cada vez es más frecuente que las plataformas de Internet soliciten abrirse una cuenta para utilizar sus servicios a tal punto que si no somos organizados y llevamos registro en alguna agenda o anotador escondido en el cajón, podemos llegar a volvernos locos tratando de conjugar palabras claves y números.
Si bien es posible emplear la misma en todas las cuentas, lo cierto es que no es recomendable, ya que en caso de ser víctima de un ciberataque, se perdería el acceso a todos los sitios de manera simultánea. Y así, con un click, uno quedaría fuera del sistema y con todos sus datos privados en manos de un hacker. Por otra parte, también es cierto que es difícil generar contraseñas seguras diferentes para cada sitio, y recordarlas todas. Una alternativa para solucionar este inconveniente es recurrir a los gestores
de contraseñas. Se trata de sistemas que generan password robustos, almacenan la información de manera segura e incluso completan los datos de inicio de forma automatica.
Los gestores de contraseñas son la solución para aquellas personas cansadas de memorizar claves y cerciorarse de que sean seguras. Estos programas se encargan de generar contraseñas aleatorias y las recuerdan por nosotros.
Además, son una buena alternativa para evitar robos, pues dan más seguridad de la que puede conseguir un usuario por su propia cuenta. Su funcionamiento es muy simple porque están integrados en el navegador. De esta forma, cuando se quiere iniciar sesión en una web,solo tiene que pulsar un botón para que se copie su usuario y contraseña en el formulario de login.

LAS OPCIONES

LastPass. Es uno de los gestores más conocidos. Solo hace falta recordar la contraseña maestra, ya que el sistema completa los inicios de sesión de manera automática y sincroniza todos los passwords en los distintos dispositivos vinculados a la cuenta. Además, es posible almacenar datos de tarjeta de crédito u otra información. Las contraseñas están en la nube, pero la compañía señala que están cifradas de forma que aunque un hacker entrase en sus servidores, no podría ver ninguna clave. Está disponible para iOS, Android, Windows, Mac y Linux.

1Password. Sirve para crear contraseñas seguras y gestionarlas desde un mismo lugar. También se pueden crear notas privadas e integra una billetera digital para almacenar las diferentes cuentas bancarias. Como en los otros casos, permite compartir datos, de manera segura, con diferentes contactos.

True Key. Una de las características que la diferencia del resto es el reconocimiento facial para iniciar sesión.
Además, se ofrece el acceso mediante huella dactilar en el móvil o la clave maestra. Tiene una versión gratuita que permite registrar hasta 15 contraseñas.

KeePass. Es un gestor de contraseñas totalmente offline, por lo que es una buena opción para evitar los peligros potenciales de Internet.

Dashlane. Almacena las contraseñas, tarjetas de crédito y sirve como monedero digital para realizar pagos desde cualquier sitio. Si existe algún intento sospechoso de ingresar a la cuenta, el usuario recibe una notificación.

¿CÓMO CREAR UNA CONTRASEÑA SEGURA?

Es fundamental que el gestor de contraseñas tenga una clave maestra difícil de adivinar. Seguí estos consejos:
– Crea contraseñas extensas con un mínimo de ocho caracteres.
– En la contraseña usa símbolos, mayúsculas, minúsculas, caracteres especiales, etc.
– No uses en contraseñas fechas de nacimiento o números de documento.
– No uses estándares de contraseñas como “12345” o “abcde”.