¿Qué es el café verde?

Es un café sin tostar ni torrar, cuyo sabor es algo más amargo que el café marrón (grano madurado) y su aroma es mucho menos intenso, ya que el olor característico del café de sobremesa se obtiene del tostado. En su composición tiene ácidos fenólicos, en especial ácido clorogénico, al cual se le atribuyen diferentes propiedades, entre ellas, la de aumentar la saciedad y, por ende, ayudar al descenso de peso.

El ácido clorogénico del café verde aumenta la secreción intestinal del neuropéptido GLP1, una pequeña proteína que es liberada al cuerpo y que envía señales al cerebro, las cuales activan los centros de saciedad.

Con el café verde se consigue lo que muchos productos no logran, que es la sensación de saciedad con una menor cantidad de comida en la dieta diaria.

También contiene proteínas, minerales, vitaminas y antioxidantes, además de poseer otras virtudes que hacen de esta bebida un gran aliado para adelgazar, sobre todo para deshacer las grasas de la zona del abdomen y tejidos blandos.

Por otro lado, se le atribuye beneficios a la hora de prevenir cálculos biliares y reducir la sensación de cansancio.

PARA LA DIABETES

El café verde también es una excelente herramienta para combatir la diabetes tipo 2, según se ha evidenciado en un estudio universitario confiables. Esto es porque está demostrado que uno de los componentes del café verde (el ácido clorogénico) actúa disminuyendo la absorción de los azúcares en el tracto gastrointestinal, por lo cual el cuerpo comienza a utilizar reservas acumuladas. Además, el ácido clorogénico estimula la actividad metabólica del hígado (induce la actividad de la enzima glutatión Stransferasa), por lo tanto, quema más grasa. Por ello, el ácido clorogénico, además de ayudar a eliminar peso, previene la absorción de grasa: ambas situaciones son ideales para lograr mantener el peso ideal.

OPCIONES PARA CONSUMIRLO

El café verde se puede encontrar en suplementos dietéticos o en extracto. También se puede preparar el café de manera tradicional, usando los granos sin tostar (3 cdas. de café verde para 1 litro de agua, se hierve 15 minutos y se deja enfriar). En caso de querer endulzar el café, es conveniente utilizar endulzantes naturales, como por ejemplo, stevia.

Como todo producto que colabora con el descenso de peso, hay que asociar su consumo a correctos hábitos alimentarios (no saltear comida), un esquema de alimentación de bajo contenido en grasas, evitar el sedentarismo y realizar algún ejercicio aeróbico dos veces por semana como mínimo. Hay que tener presente que para que un ejercicio sea aeróbico se debe practicar más de 20 minutos en forma ininterrumpida.

LO QUE HAY QUE TENER EN CUENTA

A las ya conocidas propiedades estimulantes y antioxidantes de la cafeína, en los últimos años se han agregado los beneficios de otro de los componentes, el ácido clorogénico, que al ser muy sensible a las altas temperaturas hace que no se deba tostar el café, para así poder extraer en su preparación la mayor cantidad de proliferol.

Como todo tratamiento de descenso de peso, siempre debe estar supervisado por un profesional responsable, con control de peso, seguimiento de laboratorio y adecuación a otras patologías asociadas que cada paciente pueda presentar

CONTRAINDICACIONES

  • Se debe controlar en personas con cardiopatías.
  • Se deben tener en cuenta los efectos de la aceleración del ritmo cardíaco.
  • Se desaconseja su consumo en niños pequeños, durante el embarazo y en pacientes con enfermedad renal.

Aunque no es tan conocido como el té verde o el té rojo, este tipo de café comenzó a ganar adeptos por sus diversos beneficios para la salud. Además, si se desea perder peso y grasa corporal en forma sencilla, un buen recurso es sumarlo a la dieta.