• LA SENCILLEZ DEL PINO

La silla tipo tijera, que se pliega y se cierra con facilidad, acompaña perfectamente a un escritorio en un ambiente libre de exceso de muebles. Si quiere puede pintarla o dejarla al natural.

  • COMODIDAD ASEGURADA

Para leer, una buena silla mullida y acolchada. La base de madera, años ´60, contrasta con el tapizado violeta que acompaña con un lindo almohadón.

  • VERSIÓN MODERNA

Para un rincón pequeño, en donde quepa sólo una mesita redonda, dos sillas de diseño actual, plásticas (acrílico) en tonos naranjas son la opción ideal. Con base de caño, dan el touch versátil y despojado.

  • SILLÓN DE LA ABUELA

El clásico sillón de mimbre, antiguo y despintado, renuévelo con una pátina blanca, a tono con el resto de los muebles.

  • BANQUETAS

Las cocinas modernas tienen islas en el centro, que ganan comodidad con banquetas haciendo juego. De base de acero, tienen los asientos redondeados y blancos, con apoya pies para sumar confort.

  • PARECIDAS PERO DIFERENTES

Contrastar en la mesa del comedor sillas naranjas y blancas es una gran elección, sobre todo si se trata de un ambiente a usar por una familia grande, repleta de niños. Eso sí, respeta las asimetrías de color.

  • RECICLADO

Una mesa de estilo, patinada de color hueso, se acompaña perfectamente con dos sillas tapizadas al tono, y pintadas del mismo color. Para tomar el té, un café o simplemente sentarse a leer.